Defendamos los DD.HH. de los chilenos de bien:

 

DERECHOS HUMANOS: CONTRABANDO IDEOLÓGICO

por Gonzalo Ibáñez S.M., abogado

El uso de término Derechos Humanos se ha generalizado de tal modo que ya nadie sabe de qué se habla cuando se les menciona. Pasan por ser atributos de los seres humanos que deben ser respetados por todos y para cuya defensa y promoción deben emplearse a fondo todas las autoridades de la nación.  A la cabeza de estos atributos, la vida de cada uno. Pues, con este mismo atributo comienzan los problemas, los equívocos y las contradicciones. Tanto es así que la posibilidad de matar al ser humano mientras vive en el seno de su madre se proclama como un derecho humano al cual las mujeres embarazadas podrían recurrir cuando se les dé la gana y sin necesidad de expresar ningún motivo de su decisión.

Es posible que tengan la razón -no es punto que discutiremos aquí- pero lo que entonces no puede sostenerse es que el derecho a la vida sea absoluto. En esta hipótesis, el valor de la vida humana es simplemente relativo pues existe una situación donde ese valor deja de ser tal: la de encontrarse en el vientre materno.  Miente pues quien afirma el carácter absoluto de la vida y, a la vez, se declara partidario del aborto sea este con condiciones o sin ninguna. Algo similar puede decirse de quien defiende la eutanasia o el suicidio de las personas.

Son muchas las contradicciones que podríamos mencionar, pero conviene detenerse a analizar, en esta perspectiva, lo que ha sucedido en nuestro país durante los últimos tres años. Se dice que los seres humanos disponemos de un derecho humano a la vida en comunidad y a lo que ella significa: seguridad, paz, progreso, acceso a bienes, etc. Sin embargo, en los acontecimientos que han marcado estos años, hemos podido apreciar como nuestras fuerzas policiales han recibido una andanada de ataques precisamente por haberse desplegado de modo de defender los derechos de las personas contra la violencia de que eran víctimas ellas, sus bienes y los bienes públicos que están a su servicio, como era el Metro de Santiago. Y esos ataques se hicieron invocando los Derechos Humanos, porque estos habrían exigido cambios de índole socioeconómicos. Sin embargo, no había ninguna necesidad de recurrir a la violencia para esos efectos. Si esta descolló, fue porque la necesidad de esos cambios se empleó como pretexto para producir la desestabilización del orden político del país y así apoderarse, dentro de él, del poder político. De hecho, el uso de esa violencia no hizo más que agravarlos problemas que pretendía solucionar.

No puede dejar de venir a la memoria, a la vista de estos hechos, la validación y la apología de la violencia que en tiempos anteriores hicieron aquellos de los cuales estos modernos violentistas se dicen sucesores. Me refiero, por ejemplo, a la declaración del partido socialista en su congreso de Chillán de 1967:

“1.- El Partido Socialista, como organización marxista-leninista, plantea la toma del poder como objetivo estratégico a cumplir por esta generación, para instaurar un Estado Revolucionario que libere a Chile de la dependencia y del retraso económico y cultural e inicie la construcción del Socialismo.”

2.- “La violencia revolucionaria es inevitable y legítima. . . Sólo destruyendo el aparato burocrático y militar del estado burgués, puede consolidarse la revolución socialista”.

Lo sucedido en Chile a partir del 18 de octubre de 2022 es claramente una aplicación de estas ideas, con la diferencia de que ahora al “Socialismo” se le denomina “Estado Social de Derechos”. Nos ha quedado claro que la violencia, cuando se usa para instaurar el estado socialista, es un medio válido y legítimo y, por lo tanto, su uso pasa a ser expresión de los Derechos Humanos. Y, por lo mismo, los intentos de asegurarles impunidad a los que entonces practicaron la violencia casi sin límites serían también expresión de Derechos Humanos. El empleo, al contrario, de las fuerzas policiales que intentaron hacerles frente cae bajo la designación de “Violación de los Derechos Humanos”, aunque esas fuerzas actuaron en la convicción, precisamente, de que así estaban defendiendo los derechos humanos de la mayoría ciudadana que asistía impotente a la destrucción de sus fuentes de trabajo y de bienes necesarios para llevar adelante una vida digna de la condición humana. Pero, ellos y nosotros, al parecer, estábamos equivocados.

Los únicos Derechos Humanos válidos eran los de los violentistas, porque su finalidad era la de instaurar el socialismo. Los demás, carecíamos enteramente de ellos, comenzando por nuestros policías que sufrieron casi 5.000 bajas, entre ellas, varios muertos. Sin contar, por cierto, con el menosprecio y la virtual condena que recibieron desde las mismas instancias de poder político bajo cuyo mando teóricamente esas fuerzas estaban pero que, en vez de respaldarlas, se dejaron ganar por las consignas de estos peculiares Derechos Humanos. 

Es así como en Chile, invocando a los Derechos Humanos, se ha producido uno de los peores estallidos de violencia que registra nuestra historia hasta el punto de que, invocando esos mismos derechos, se ha tratado de impedir la acción de las fuerzas destinadas a mantener su real vigencia para el grueso de la población. Si la delincuencia, la violencia, la inseguridad hoy campean a todo lo largo de nuestro territorio es, paradójicamente, porque así lo ha determinado el ejercicio de los Derechos Humanos.

El nombre de Derechos Humanos ha perdido por esta vía todo su contenido, para venir a significar exactamente lo contrario de lo que significaba en sus orígenes. Por eso, cuando ahora se invocan los Derechos Humanos, hemos de ponernos en estado de alerta porque, no nos quepa dudas de que por la vía de esos derechos se nos está tratando de pasar simplemente un contrabando ideológico de muy funestas consecuencias.

Más Artículos

Artículos de Opinión

Derechos Humanos en Chile

Derecho humanitario para Punta Peuco:

Leer más

DD. HH.

Incendios en Chile

La verdad que se esconde detrás:   Tweet Johannes Kaiser. Diputado por el distrito 10 @Jou_Kaiser En otras épocas se habría declarado estado de sitio y ley marcial. Es esa la solución? Pregun...

Leer más

DD. HH.

Macrozona sur:

Indicador de Violencia e Impunidad de la Macrozona Sur correspondiente a enero de 2023. En este mes se registraron un total de 32 hechos de violencia, de los cuales 22 ocurrieron en La Araucanía, 6 e...

Leer más
Link partner: dewagg luxury12 liveslot168 luck365 kingceme mantap168 koko303 harta138 joker99 gacor77 qq1221 qqdewa qqalfa qqpulsa qq88asia qqslot777 qqnusa slot5000 idngg vegas4d slotsgg gen77 luxury138 idncash qq8821 liga788 ingatbola88 harum4d luxury777 kaisar888 gem188 ligaplay88 laskar138 okeplay777 goyangtoto babetoto asian4d birutoto kong4d kenzototo warungtoto pokerseri autowin88 vegas77 slot