Nostalgias

IMG_20140930_190025

Roberto Hernández M.

Pareciera que en La Nueva Mayoría no logró “pegar” su proyecto que ellos mismos rebautizaron en la campaña presidencial de 2013. Sus declaraciones discrepantes, disputas, falta de disciplina, pugnas, peleas públicas ofrecen una mala la imagen del Gobierno que representan. Por el otro lado,  la Alianza –hoy Chile Vamos–, también parecieron creer que el cambio de marca bastaba para que las personas modificaran su percepción hacia ellos.

La Nueva Mayoría fue una apuesta para cambiar el rostro de una coalición que venía en franco deterioro, tanto en respaldo ciudadano como en credibilidad. El error, tal vez, fue caer en una especie de efecto hipnótico al considerar que la sola figura de Michelle Bachelet podía sustentar el cambio de identidad.

Concertación-Nueva-Mayoría-759x350

¿Existe renovación de liderazgos o figuras? No. Salvo honrosas excepciones (como Isabel Allende). Por ejemplo, Andrés Zaldívar continúa dirigiendo “la cocina” y es entrevistado al menos una vez al mes por el “Decano” –no hay tentación más grande para sus dirigentes–, donde expresa su rechazo a cualquier proyecto presentado por el Gobierno, y además, cada cierto tiempo realiza duros juicios contra la Mandataria.

No se ven cambios prácticos. Continúan las discrepancias públicas y no se ve un alineamiento respecto del proyecto país que les ofrecen a los ciudadanos. Solo en las últimas semanas hemos visto y oído las diferencias en torno a cómo enfrentar las Municipales 2016.

En tanto, Ricardo Lagos Escobar actúa como si fuera “el elegido”, e Ignacio Walker se proclamó candidato hace algunos meses generando fuertes disputas con la presidencia del partido. Y por si esto fuera poco, el diputado Matías Walker recordó con nostalgia que “se echa de menos la estabilidad y la gobernabilidad que ofrecía la Concertación”.

La Nueva Mayoría es una marca débil, no tiene atributos que la diferencien de su antecesora. No tiene un proyecto nuevo y no logró “encantar” a las personas. El mismo producto, pero con distinto envase. Y eso lo perciben los ciudadanos.

Hoy la amenaza está en el ala derecha (el PC es lejos el partido más ordenado). La DC está incómoda, molesta, “desafectada” (según sus propios dirigentes). Es inimaginable pensar a Gutenberg Martínez como vocero de la Nueva Mayoría –más allá de un par de horas– sin que se produzca un estallido en el conglomerado.

450277559

Pareciera que no han leído adecuadamente las encuestas que nos indican que apenas entre un 10 y 12% de los chilenos aprueban la “marca”. De acuerdo al recientemente publicado estudio de Cadem, todos los partidos que la integran están en los últimos lugares de valoración pública, o que el Presidente de la DC es el peor evaluado?

Asoma un dejo de añoranza por la Concertación de Partidos por la Democracia, la vieja Concertación.

En el otro sector Chile Vamos no pega por ninguna parte y pareciera ser un remedo de revivir la antigua Alianza.

Mientras no tengan definido un proyecto, un estilo comunicacional, un relato claro, vocerías disciplinadas,  parece mejor mantener la marca de origen. Despues de todo, aquí si que parece que “todo tiempo pasado fue mejor».

Más Artículos

Artículos de Opinión

Gabinete de Locuras y Peligros

A la mayor parte de los futuros ministros no los conozco ni sé nada de ellos, pero saltan a la vista algunas irracionalidades evidentes de la nómina: ¿qué tienen que hacer un periodista en Agricul...

Leer más

Artículos de Opinión

“Durante más de dos años ha habido una especie...

Por Sergio Muñoz Riveros: Una reunión virtual en que los “primera línea” de Chile y Colombia compartieron tácticas, confirma la tesis que el analista Sergio Muñoz Riveros ha venido repitiendo...

Leer más

Artículos de Opinión

LA ARAUCANÍA ¿CAMINO SIN RETORNO?

La imagen del General Luis Cuellar desafiando a los terroristas de la Araucanía a que se enfrenten con el Ejército en vez de andar matando a gente inocente, nos ha remecido. Pero, la pregunta salta ...

Leer más