Derechos Humanos en Chile

NO ES JUSTICIA…, ES VENGANZA

Hasta para la más iletrada persona de nuestro país existe una verdad que no merece discusión: “Todas las personas son iguales ante la ley y deben recibir el mismo trato de las autoridades, así como todos tienen los mismos derechos, sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica”.
 Es tan clara y contundente esta verdad que resulta increíble que en nuestro país no sea más que “letra muerta” o en el mejor de los casos una “declaración de buenas intenciones”. Como no, si los agentes políticos y judiciales, académicos y tratadistas, públicos y privados, sostienen por una parte, que dicho principio… es “la base del Estado de Derecho” y por la otra, avalan -con su silencio- que dicha condición, no se cumpla para los militares.
Desde que entró en vigencia el Nuevo Sistema Procesal Penal (2000 – 2005) los militares son procesados por el Sistema Procesal antiguo que fue desechado y declarado obsoleto, entre otras muchas razones, por ser injusto e inquisidor. A partir de entonces, mientras el ciudadano común es procesado por el nuevo Sistema Procesal, en el cual se separan las funciones de investigar, procesar, formalizar, acusar y condenar, los militares son procesados inexplicablemente por el sistema antiguo, donde todas esas funciones son realizadas por un mismo juez. Al ser procesados, en la actualidad y después de la reforma, por un sistema derogado, las sentencias condenatorias a los militares a todas luces son antijurídicas, pues han sido dictadas por un mismo juez quien desde el primer momento se basa en interpretaciones engañosas, artificiosas y antojadizas dado que al ser el mismo juez que acusa y condena puede eludir mañosamente normas aplicables al caso y aplicar otras no procedentes; todo lo cual produce sentencias absurdas, inicuas y arbitrarias.
Por lo mismo, la opinión pública debe enterarse y asumir que los juicios seguidos contra los militares son “mascaradas” que tienen como objeto condenarlos… sea como sea y, además, lograr del Estado jugosas indemnizaciones. Si por otra parte, se considera la evidente tendencia política de los jueces encargados de llevar las causas de Derechos Humanos, bien puede decirse que los militares que están privados de libertad son, sin ninguna duda, “presos políticos”.
Se suma a lo anterior el que la Corte Suprema ha derogado, en la práctica —en los procesos seguidos contra militares—, preceptos constitucionales y legales, tales como los principios de supremacía constitucional, de legalidad y de igualdad ante la ley; así como las normas relativas a la amnistía, la prescripción y la cosa juzgada, todo lo cual hace aún más injustas sus condenas.
Todo lo dicho nos permite concluir que en las causas contra los militares “más que justicia lo que hay es venganza” y en consecuencia, es válido preguntarse si la opinión pública, al ver encarcelados a viejos soldados que se jugaron por la libertad de nuestra patria, muchos de ellos enfermos terminales, está consciente de esta aberración jurídica y si los jueces que incurren en tan manifiestas injusticias tienen la desfachatez de dormir tranquilo.
JOSÉ PEDRO LIRA

 


Enrique Slater

@slater_enrique

Absolutamente de acuerdo. La injusticia ha llegado a niveles increíbles. Hasta los jóvenes soldados conscriptos del 73, que cumplían con su servicio militar, son condenados sin tener responsabilidades, ni menos haber ejercido mando. Tenían 18 años.

 

Más Artículos

Artículos de Opinión

Derechos Humanos en Chile

El día del Padre     “Esto es tortura” A propósito de la columna del martes 11 de junio de 2024, en la Tercera, cual se informa respecto de la acción de amparo de los internos del CCP...

Leer más

Artículos de Opinión

FF.AA. y Carabineros

Lo que la prensa no muestra ni comenta. Y este es solo un regimiento entre muchos en acción:         ¿Justicia? Óscar Aranda, ex director de Inteligencia de la Armada: “Es pre...

Leer más

Artículos de Opinión

Informaciones Legales:

Hay que seguir los buenos ejemplos:   Jueces, notarios, políticos y diplomáticos en un solo cambalache:

Leer más