Quienes Somos

Construyendo relaciones de confianza

La “ONG Cruzada por la Reconciliación Nacional” es un movimiento de ámbito de actuación nacional, sin fines de lucro, constituido, en principio, para lograr la reconciliación nacional, la igualdad, solidaridad, paz y tranquilidad, sin exclusión, dejando atrás las divisiones de izquierdas y derechas, para buscar el Desarrollo nacional en armonía entre todos los chilenos, sin odios o venganzas y aprovechando lo mejor de los gobiernos de los últimos 47 años, propendiendo al crecimiento armónico y desarrollo nacional con la búsqueda del bien común y oportunidades para todos los habitantes de nuestro territorio nacional.

Si Ud. quiere cooperar con nuestra organización, lo puede hacer a la Cuenta corriente CREN:

Nombre: ONG CREN

Rut: 65.114.997-5
Cta. cte.: 08001749706
Bco. de Chile
E-Mail: tesongcren@gmail.com

OBJETIVOS

l.- Sensibilizar a la población en el sentido de que la única forma de alcanzar el desarrollo es logrando la unidad de todos los chilenos, para lo cual entre otras cosas, es necesario e indispensable aplicar la justicia sin discriminaciones, respetando el Estado de Derecho en forma igualitaria para todos los ciudadanos.

 

2.- Generar principios de igualdad social ante la justicia, eliminando todo trato discriminatorio de la judicatura, respetando los principios del debido proceso, aplicación de las leyes de acuerdo a la idea del legislador y no a la interpretación sesgada por una orientación política.

 

3.- Apoyar a los militares, carabineros, policías, gendarmes y civiles que participaron en el Gobierno Militar, afectados por procesos conocidos como de DD.HH. y a su entorno familiar, en lo moral y anímico.

 

4.- Mostrar que los DD.HH. de los militares procesados y condenados no están siendo respetados y que existe una gran desigualdad en la aplicación de justicia, respecto a los verdaderos responsables de que se produjera el quiebre en Chile el año 1973 (políticos, subversivos, guerrilleros y extremistas). Y en lo humanitario, que los adultos mayores y enfermos mientras no exista una solución definitiva, cumplan penas alternativas (en sus domicilios), tal como lo establecen los acuerdos firmados con la ONU y la OEA.

 

5.- Como objetivo final y simultáneamente con lo anterior, conscientes que la solución de la reconciliación nacional es política, la ONG CREN canalizará su actividad para influir en ese ámbito promoviendo sus ideas y convicciones, para que la Justicia sea justa y no sea venganza.

RELATO DE LA ONG CRUZADA POR LA RECONCILIACION NACIONAL (CREN)

La cruzada por la reconciliación nacional (CREN), nace hace más de diez años y es un movimiento de acción nacional, sin fines de lucro, cuyo propósito central es cooperara a la reconciliación nacional entre civiles y militares, dejando atrás divisiones ideológicas que generaron la crisis de institucionalidad de la década de los 70.

 

La búsqueda de este ansiado fin busca además que el imperio de la ley en los procesos judiciales sobre Derechos Humanos se aplique en su espíritu y sentido estricto y por cierto sin interferencias o presiones de ninguna naturaleza.

 

El año 2016 obtiene su personalidad jurídica, transformándose en una organización no gubernamental y pasa a denominarse ONGCREN. Nuestra agrupación está inserta y coordinada con la Multigremial (MG) y la Unión de Cursos Militares (UCMIL), las cuales cuentan con sobre 100.000 afiliados y un centenar de organismos ya son estatutariamente parte de la última de las nombradas.

Nuestra agrupación es respetuosa del dolor de las familias de los ciudadanos civiles fallecidos en ese lamentable período de la historia de nuestro país, como lo es también con el dolor de las familias de los más de cuatrocientos (400) camaradas que fallecieron en esos aciagos días.

Parte de nuestros objetivos específicos son brindar apoyo humanitario a los camaradas privados de libertad y sus familias y en forma prioritaria, generar y propiciar las instancias necesarias dentro del Estado de Derecho, para que los prisioneros militares y aquellos que se encuentran en proceso o próximos a ser procesados, se les garantice un tratamiento igualitario, no discriminatorio y apegado a las normas constitucionales y legales que nos rigen. En síntesis, un debido proceso, enmarcado en un verdadero Estado de Derecho.

No tenemos identificación o ambición política alguna, no perseguimos objetivos partidistas, ni somos representantes del Ejército de Chile. Pero si creemos que el Estado de Derecho es una de las Instituciones básicas que deben ser respetadas Resumir en pocas palabras las vivencias de una época, desde la perspectiva de quienes éramos en ese entonces, jóvenes Soldados de las FF.AA. y de Orden, constituye un desafío mayor, en especial si el período señalado coincide con una de las mayores crisis de nuestra historia reciente.

Crisis que hoy se nos acusa de ser los únicos responsables de haberla provocado; ello ha significado el encarcelamiento progresivo de un gran número de camaradas de armas producto de procesos judiciales mayormente parciales y definidos en un sistema judicial arcaico, lo cual en la práctica ha llevado a la eternización del odio que una vez dividió mayoritariamente a los chilenos y que lamentablemente aún perdura anidado y exaltado en algunos sectores de la sociedad Es necesario tener presente uno de los pilares que sostienen el Estado de Derecho: el sistema de Justicia; sobre este observamos con impotencia como desde 1991 algunas estructuras y segmentos de los órganos encargados de su administración, actúan de manera absolutamente discriminatoria, aplicando leyes, tratados y principios jurídicos a su libre interpretación y antojo, cuando de juzgar a los militares se trata.

Ante esta realidad creemos que es licito que nos preguntemos cómo es posible que ello ocurra a vista y paciencia de quienes deben velar por la mantención del Estado de Derecho y, frente a una sociedad que en gran parte se limita a observar a la distancia, con una indiferencia difícil de comprender permitiendo entre otras cosas la coexistencia de dos tipos de justicia, una de tipo excluyente y persecutoria para los militares y otra permisiva y garantista para el resto de la sociedad.

Sabemos que los abusos históricos no pueden ser eternos y por ello levantamos nuestra voz para denunciar esta sistemática y dolorosa injusticia que sufren nuestros camaradas, apelamos a la cordura y consecuencia a lo menos de alguna parte de esta sociedad, para que de alguna forma se ponga “freno al desenfreno” de una venganza irracional, cuyo resultado podría originar un nuevo ciclo de odio y venganza que no deseamos para las nuevas generaciones Aún tenemos confianza en la capacidad y sensibilidad de quienes forman parte de las elites de este país para mirar con alguna esperanza el futuro, aspiramos que TODA la verdad de aquellos aciagos días sea por fin contextualizada y que los verdaderos responsables de la tragedia asuman su responsabilidad y no prevalezcan párrafos o frases vacías que no dan cuenta de ese país de odios que entre muchos construyeron. Cuando eso suceda, estamos convencidos que la persecución irracional a los militares en retiro, tenderá a lo menos hacia un giro a LA VERDAD COMPLETA