NADA NUEVO BAJO EL SOL

 SANTIAGO AGONIZA

 

Las migraciones son un fenómeno natural de los seres vivos: humanos o animales; y pueden ser regulares o permanentes. En el caso de los animales por razones de su particular naturaleza; y en las poblaciones humanas los desplazamientos obedecen a múltiples orígenes: pestes o hambrunas, desastres naturales, guerras, exilios y persecuciones, etc. que las obligan a dejar su hábitat en busca de mejores condiciones de vida. Han estado presente en el mundo desde los primeros tiempos, lo que incluso ha llevado a la desaparición de culturas y civilizaciones, varias de las cuales aún se desconocen sus causas. (Clovis, Maya). Las dos guerras mundiales han sido protagonistas de grandes desplazamientos dando lugar a la desaparición de imperios y naciones en Europa, Asia y África, creando a su vez nuevos Estados, algunos de variadas etnias, con cultura, credos y costumbres diferentes, lo que sigue siendo un conflicto latente. Latinoamérica a partir de mediados del siglo pasado ha sido víctima de este fenómeno por las dictaduras imperantes en Cuba, Venezuela y Nicaragua, afectando también a otras naciones del Caribe, dada la precaria situación económica que les afecta.

Chile a través de toda su historia no ha estado exento de recibir población de las republicas limítrofes, en especial Perú y Bolivia. Pero, sin duda alguna que la colonización llevada a cabo por el general Manuel Bulnes, presidente de Chile (1850) en Valdivia y Llanquihue, bajo la dirección de Bernardo Philippi y luego Vicente Rosales ha sido una de las más grandes por su inmenso aporte al desarrollo industrial y agrícola de la zona Sur; también son dignas de destacar la española en la época colonial y después de la independencia, como durante la guerra civil (1939); croatas, radicados en el Norte Grande y Magallanes (1860 -1894); y la corriente migratoria árabe ( cristianos palestinos, sirios y libaneses (1895-1950) se volcaron a Sudamérica, llegando a Chile desde Buenos Aires,  contribuyendo a la industria textil, la agricultura, banca y minería pese a las dificultades iniciales. En general gran parte de estos flujos migratorios se han incorporado a nuestra sociedad al formar familia con chilenos y aportando con su esfuerzo y trabajo el desarrollo y crecimiento de nuestra nación.

Pero, siempre hay un pero, afirma Toribio. Las anteriores corrientes se han realizado en forma paulatina, ordenada, legal y respetando todas las normas que rigen la inmigración en nuestro país. Sin embargo, por una parte, dado el destacado crecimiento y desarrollo alcanzado por Chile en los  últimos decenios ubicándolo a la cabeza de los países latinoamericanos y por otra, las crisis políticas y económicas sufridas en el mismo periodo por Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia y en especial Venezuela a partir de la asunción del poder de Chávez,(1999) e imponiendo el socialismo del siglo XXI (comunismo) se ha desencadenado una inmigración descontrolada a través de nuestras fronteras desprotegidas en su amplia extensión con Bolivia y Perú por el levantamiento de los campos minados de los pasos no habilitados ordenado bajo el gobierno del presidente Lagos. Hasta la fecha, las sucesivas migraciones recibidas por nuestra nación lejos de constituir un obstáculo o un problema, sin duda han sido un aporte y de gran beneficio para nuestro país, a la par que nuestra solidaridad ha permitido satisfacer muchas de las aspiraciones de quienes optaron por el éxodo de sus patrias en busca de mayores y mejores oportunidades de vida. Sin embargo –señala Toribio- tal como lo expresara en una columna anterior (El talón de Aquiles) la gota ha rebasado el vaso, no tan solo por los hechos negativos y causas mencionados en la anterior columna, sino que ha influido negativamente en la condiciones de vida de los chilenos que viven en situación más precaria, afectando la educación, salud, asistencia social y vivienda principalmente. Por lo tanto, una gran cantidad de migrantes, que recorrieron miles de kilómetros en busca de mejores horizontes se sienten igualmente frustrados porque no encontraron el paraíso prometido y no han faltado quienes abusando de su condición hacen demandas en carácter de obligación hacia nuestras autoridades, a pesar de su ingreso irregular y carecer de documentación oficial de sus países. Si bien un 66% de los extranjeros tiene familiares que dependen económicamente de sus ingresos y se han incorporado en forma honesta y legal a las oportunidades que se le han brindado, un porcentaje no menor son causantes de la mayor delincuencia que se ha observado en el país.

Desde el año 2015 al 2021 la proporción de inmigrantes en Chile, ha subido del 2,5% al 7,8%, siendo uno de los países que más aumentado de los países de la OCDE, siendo Venezuela, Haití, Perú y Colombia los que han tenido el mayor aumento en los últimos tres años. Al 2019 existían en Chile cerca de 1.500.000 inmigrantes (INE), crecimiento extraordinario desde 1982, que no superaba los 100.000, llevando a Chile a ser el país de mayor crecimiento de la tasa de inmigración en período 2010-2015 (CEPAL.4,9%) . La indolencia de los dos últimos gobiernos y del actual para poner coto a esta corriente ininterrumpida, lejos de beneficiar a nuestro país, ha ocasionado un daño considerable dado que el Estado no ha podido responder ante tales exigencias producto de la pandemia, del estallido delincuencial promovido y sustentado por la extrema izquierda, del cual fueron parte las actuales autoridades, incapaces por su ideología de asumir hoy día sus responsabilidades y responder con medidas oportunas y correctivas.

Pruebas al canto han sido los indultos a 13 delincuentes con alto prontuario otorgados por el mandatario, pese a declaraciones previas que sería difícil otorgarlos por los graves delitos cometidos durante el estallido, erróneamente llamada social. Además de la magnitud de los delitos y crímenes introducidos y no conocidos antes en nuestro país han crecido en forma exponencial: las tomas de terrenos y su venta ilegal en las regiones de Antofagasta, Atacama, Metropolitana, Arica, Coquimbo y Bío Bío. Y ante la falta de oportunidades laborales he derivado en un comercio ambulante e ilícito absolutamente desproporcionado, pasto para la delincuencia, el tráfico y venta de drogas, prostitución, riñas callejeras por el metro de terreno, cocinerías insalubres, asaltos a turistas, afectando en forma preponderante a la R.M, en especial el centro de Santiago, tanto en el bandejón central de la Alameda como en el Centro Cívico y el centro propiamente tal. Los que viven al Oriente de Tobalaba, los chilenos que viven en el extranjero y los turistas que por vez primera nos visitan se encontrarán con un espectáculo tan denigrante como inesperado, que ni siquiera el Dante lo podría haber descrito. Paseos peatonales inundados de comerciantes ilegítimos, vendedores de droga, lanzas a “chorro”, prostitutas que ofrecen sus servicios, una cocinería mal oliente e insalubre; el Portal Fernández Concha a juicio de los antiguos moradores convertido en un lupanar; comercios cerrados y muros rayados con grafitis de protesta, que hace poco una ministra de la Cultura catalogó como arte urbano. Ni hablar del espectáculo que rodea nuestra Catedral, la Plaza de Armas, el propio edificio de la Municipalidad de Santiago y los paseos peatonales, calles y esquinas convertidas en urinarios y retretes; el Parque de los Reyes se ha debido cerrar con rejas para evitar la delincuencia; etc, etc. Santiago, nuestra capital agoniza.

La inmigración en Chile -como ha sido calificada por un medio- es una verdadera olla de presión, pronto a estallar con el aumento en los meses de verano dada las favorables condiciones climáticas y las graves situaciones políticas que afectan a nuestros vecinos; las válvulas de alivio de presión están selladas por cuanto el Gobierno y el Congreso están en otra. No se cumple con la actual ley de inmigración ni tampoco se hace nada por modificarla, mientras los tribunales de justicia impiden las expulsiones interpretando las leyes a su pinta. Las leyes sobre la infraestructura crítica, el robo de madera, el aumento de penas, etc., y otras medidas tendientes a poner orden en el país, combatir la delincuencia, el crimen organizado y la inmigración ilegal se debaten en el mentado Acuerdo de Seguridad, que Toribio espera que la derecha incluida Chile Vamos se desista, ante el absurdo e irresponsable indulto concedido por el Boric a 12 delincuentes condenados por la justicia y a 1 extremista del FMR, en uso de sus facultades pero muy lejos de ser por razones humanitarias, sino atribuyéndose potestades superiores a los tribunales de justicia, argumentando irregularidades en el juicio a Mateluna y considerar a los jóvenes inocentes que no son delincuentes, mereciendo una dura y categórica declaración de la Corte Suprema, lo que constituye además un atropello al Estado de Derecho y amerita una acusación constitucional, pero que duda que los diputados de la derecha se atrevan a realizarla.

 Toribio -como es mal pensado- ante este nuevo cambio de pensar del mandatario, quien había asegurado que no indultaría a los delincuentes, a su juicio esima que cobraría valor el anuncio que harían el martes 3 de enero familiares de los detenidos, dando a conocer el nombre de los políticos que les habrían pagado para cometer tales delitos; a lo que habría que agregar que el abogado de Mateluna sería la actual pareja de la ministro del Interior. Súmese además el anuncio de un “hito conmemorativo” del 18.O en la plaza Baquedano, con lo que justificaría los desmanes y un agravio y burda burla a los comerciantes y vecinos afectados.
El isleño augura un negro porvenir en el futuro mientras no se cierre la llave de la inmigración descontrolada. Autoridades de las regiones del norte piden extender el Estado de Emergencia, a lo que se suman diversos parlamentarios. Otros hablan de disponer el control de la frontera con personal del Ejército. Una de las personas con más sentido común y mayormente afectado -el alcalde de Huara- pregunta acertadamente  ¿con qué atribuciones? Toribio a su vez inquiere: en caso de desobediencia o eventuales agresiones ¿podrán usar sus armas? Claro que no, pues sufrirán el castigo de la justicia como el cabo de ejército sancionado con 7 años de cárcel por herir a un manifestante en una pierna ante agresiones y oponer resistencia durante un Estado de Emergencia. ¿Quién lo defiende…no se oye padre? Algunos senadores y ex ministros claman por lo mismo, pero militares armados en la frontera podría ser la tentación de nuestros tres vecinos para salir de sus problemas internos y buscar motivos que llamen a la unión y olvidar las rencillas. Lo vivimos hace cerca de 50 años. Bastaría una chispa para crear un problema mayor. No en vano militares en retiro de Perú han afirmado estar dispuestos a recuperar los territorios perdidos hace 200 años; en Argentina, no faltan quienes no esconden sus anhelos por las islas del Beagle y ya conocemos el “término insanablemente nulo” que estuvo a minutos de provocar una guerra; y en Bolivia, sabemos que es una caja de sorpresas en manos de un gobierno infectado por el socialismo del siglo XXI.

 Toribio lamenta no ser más optimista, pero es muy difícil serlo con el gobierno que tenemos y una derecha que aún no aprende los errores del pasado. Por otra parte, la grave crisis económica y social que vivimos lo hace aún más difícil y una nueva Constitución no augura la solución de los problemas inmediatos. Empresarios de la macro zona sur se quejan justificadamente que con Estado de Excepción no han disminuido los ataques que causan terror y el 2.022 superaron los 500 atentados incendiarios. Y van a continuar porque con el estado de excepción con limitaciones a los jefes de fuerza, pasando por alto lo que dice la Constitución y la Ley Orgánica Constitucional es casi imposible lograrlo. El terrorismo continuará por tiempo ilimitado mientras no se someta esa zona al Estado de Sitio con las consecuencias que es de esperar para terminar definitivamente con las agrupaciones insurgentes claramente identificada. Una vez consolidada la paz, completar las que se consideran justas demandas de los chilenos de origen mapuche y otras etnias, lo que no significa postergar las necesidades básicas de dicha población.

 

Fernando Hormazábal Díaz

General de Brigada (R)

Más Artículos

Artículos de Opinión

Derechos Humanos en Chile

Carta publicada en el Diario Austral de Temuco:       ARBITRARIEDAD Y ABUSO !!!!! Hasta la publicación de este post, no se había notificado a los internos postulantes a la Salida Domi...

Leer más

Artículos de Opinión

FF.AA. y Carabineros

¿Una Justicia en contra de Chile? Señor director: Durante las últimas semanas, la opinión pública ha seguido con interés la situación del soldado conscripto, Carlos Robledo, condenado a 10 año...

Leer más

Artículos de Opinión

Política y Gobierno

*Sursum Corda… ¡Arriba los Corazones!* Por Cristian Labbé Galilea ¿Cómo escribir en estos días una columna con un sentido positivo, con un llamado a ser optimistas? ¿Cómo garrapatear unas poc...

Leer más