Chile en la hora actual

a_prado

Arturo Prado Puga
Profesor titular Universidad de Chile


Debemos al notable escritor inglés Rudyard Kipling el célebre poema «Si», que comienza sentenciando: «Si guardas en tu puesto la cabeza tranquila / cuando todo a tu lado es cabeza perdida».

Con esta alegoría queremos resaltar el estado actual del país -eso que el escritor y político checo Václav Havel refería como «atmósfera moral contaminada»- se ha hecho eco en el lenguaje común de nuestras calles.

Cotidianamente aparecen revolcándose en las redes sociales casi como una rutina la delincuencia y la violencia desatada a tajo abierto, las escenas impúdicas de falta de respeto por la autoridad. Y ahora, la perplejidad y conmoción colectiva que provoca la manipulación de los precios del papel higiénico en una sociedad abierta cuyo modelo de mercado resiste fundado en la confianza, en la transparencia y en el saber enfrentar la adversidad, pero jamás en la malicia, la picardía o en la sombra.

Chile protesta estudiantilToda esta situación de contraste, de fronteras y de dicotomía en que ya nada nos espanta, se palpa además en la agresividad que existe a diario en la calle, en la prisa que llevamos dentro por vivir una vida de ficción, cuando no de neurosis, sin otro horizonte, muchas veces, que el de evadirse de nuestra pobre e insumisa condición humana para terminar rutinariamente refugiados en algún programa de televisión.

Por fortuna tenemos un pueblo con fe que, mayoritariamente, es capaz de soñar con patriotismo y en no sucumbir. A ponerle una y otra vez el hombro, conservando con reciedumbre lo que está en nuestro ser, como herederos de una indomable libertad que hoy se levanta como una encrucijada en nuestro destino, si acaso queremos volver a ser el país solidario y notoriamente cálido al que se refieren narradores, cronistas y viajeros desde la Colonia hasta nuestros días.

Estamos en un momento de tinieblas y hay que apresurarse a enmendar el rumbo haciendo las concesiones que en esta hora oprobiosa exigen nobleza, imaginación y, sobre todo, generosidad en reconocer la frágil corteza moral y ética que rodean nuestro medio.

Necesitamos darnos cuenta de que no podemos seguir en este intervalo mezquino, en una jungla donde nada encaja, en la que todo está en entredicho, en un ambiente permanentemente resbaladizo.

dandose la mano
Necesitamos tomar el desafío aquí y ahora de darle continuidad e integridad a la marcha del país, pero con visión de Estado, lo que exige acuerdos colectivos, diálogos sin soberbia y solución de dolorosas etapas históricas que proyectan distancia y revanchismos que no acaban nunca y que no pueden seguir agravándose una y otra vez.

No es una quimera ni una hazaña. Es un acuerdo asequible y plenamente alcanzable, guiados por la vocación de que sí podemos, de que sí es posible, pero con generosidad, sin barreras y con mucha flexibilidad.

Quizá estas líneas se evaporen, pero no el aliento que ellas pretenden conseguir, en esta atmósfera que atraviesa Chile en la hora actual, transpirado de un helado escepticismo, desgarro y desconcierto.

Más Artículos

Artículos de Opinión

¿DONDE ESTÁN LOS LOBOS?

Se acabaron las elecciones y todos los parlamentarios han vuelto a sus rediles a disfrutar de este raro verano. Se acabaron los lobos matones y feroces de puntos de prensa, los de las redes sociales, ...

Leer más

Noticias

¡Una clara advertencia!

https://mobile.twitter.com/lehuedejuan/status/1483961808440348673 Centro de Generales de Ejército @cengecentro El Centro de Generales de Ejército, respalda la honesta y militar declaración del Gene...

Leer más

DD. HH.

La narcoguerrilla en el Sur en su apogeo. Y????

Segunda muerte del día por hechos de violencia en Macrozona Sur: agricultor recibió seis disparos Víctor Rivera y Carlos Zamorano Joel Ovalle fue emboscado en un camino que une Alboyanco con Coll...

Leer más