EL PAPEL DEL CAFÉ

Labbé 4

Cristián Labbé Galilea

En los tiempos que corren ya nada sorprende: los referentes caen por montones. Políticos, curas, empresarios, grandes consorcios y, como si eso no fuera suficiente, dirigentes y jugadores de futbol, aparecen involucrados en escándalos de gigantescas proporciones… Ídolos de barro que al caer dan pábulo para que aumenten los pesimistas, los rencorosos y los resentidos, que como lobos esteparios aúllan intolerancia, odio, violencia y que, en su intento por cambiar todo lo que ha costado tanto construir, hacen más tenebrosa la cerrazón que se cierne sobre nuestra realidad. Para estos «augures» solo vale lo que reza el tango Cambalache… «El que no llora no mama y el que no mama es un gil».

Poco ayudan a esta realidad los actores políticos que, asumiendo una actitud pendular, por un lado son capaces renunciar a sus principios y objetivos con tal de ganar un voto, y por el otro abandonan los problemas de la gente para enfrascarse en discusiones estériles. Esa es la causa de que, por más que «corran, griten y pataleen», ya nadie les cree, como que son los peor evaluados.

Sé que no es fácil salir de este embrollo, pero como siempre busco ser propositivo recomiendo a los señores políticos recordar a ese viejo maestro que para enseñarles el sentido de la vida a sus discípulos les preguntó, luego de mostrarles un gran recipiente de vidrio lleno con pelotas de golf, si ellos creían que el jarro estaba lleno: la respuesta fue categórica, SÍ.

Luego tomó un puñado de canicas y las colocó en la vasija, las bolitas fueron llenando los espacios desocupados entre las pelotas de golf hasta que no cupo una bolita más. Preguntó si ahora el jarro estaba lleno, fue un sí rotundo. En seguida, vació en el utensilio un saquillo de arena, que derramó por los más pequeños intersticios. Ahora sí, para sus alumnos, el jarro estaba lleno… Fue en ese momento cuando el profesor echó dos tazas de café al interior del receptáculo, las que fueron rápidamente absorbidas, colmando el jarrón.

Lo que nuestro filosofo maestro quiso enseñar a sus discípulos es algo que los políticos debieran tener muy claro: la sociedad es como la vasija de cristal, delicada y transparente… las pelotas de golf son los grandes objetivos de la vida, los principios, los valores, la familia, es decir, lo fundamental y prioritario; las canicas son las cosas que nos importan y a las cuales es válido aspirar, el trabajo, la casa, el bienestar material, etcétera, y la arena representa lo más pequeño, aquello que nos llena la vida pero que no la condiciona. Si partimos llenando nuestro jarro (la vida) con lo trivial, no habrá espacio para lo que verdaderamente nos importa y mucho menos lo habrá para los grandes temas.

Se estará preguntando mi inquieto lector por las tazas de café. Simple: para descubrir los misterios de la vida y valorar lo que importa y lo que no, siempre habrá espacio para un café con un amigo…

Más Artículos

Artículos de Opinión

¿DONDE ESTÁN LOS LOBOS?

Se acabaron las elecciones y todos los parlamentarios han vuelto a sus rediles a disfrutar de este raro verano. Se acabaron los lobos matones y feroces de puntos de prensa, los de las redes sociales, ...

Leer más

Noticias

¡Una clara advertencia!

https://mobile.twitter.com/lehuedejuan/status/1483961808440348673 Centro de Generales de Ejército @cengecentro El Centro de Generales de Ejército, respalda la honesta y militar declaración del Gene...

Leer más

DD. HH.

La narcoguerrilla en el Sur en su apogeo. Y????

Segunda muerte del día por hechos de violencia en Macrozona Sur: agricultor recibió seis disparos Víctor Rivera y Carlos Zamorano Joel Ovalle fue emboscado en un camino que une Alboyanco con Coll...

Leer más