¿Para donde vamos?

IMG_20140930_190025
Roberto Hernández M

Día a día, vemos vendedores de pomada, que nos dicen que el país necesita cambios urgentes y radicales; que se deben “efectuar cambios estructurales de fondo”. Habitualmente estamos viendo “sanadores” que nos ofrecen recetas para la cura de todos nuestros males y llegar a ser “una sociedad sana”. Muy bueno, pero ¿quién está pensando en la rehabilitación del paciente?   Lo que se hace patente cada día, y que nos está costando caro, es que Chile parece ser un país sin liderazgos ni proyectos, que  recupere su fuerza, iniciativa y espíritu colectivo para progresar como sociedad.

En los últimos años, nuestro país está asistiendo a una alarmante destrucción del capital social, el que con el paso del tiempo se ha tornado cada vez más virulento. ¿Ha sido esto espontáneo o dirigido en forma interesada?. De esta forma las empresas proveedoras de financiamiento irregular, el empresariado en general, la Iglesia,  la propia Presidenta por los negociados de su hijo  y la clase política en su conjunto se ven hoy cuestionadas.

Sin embargo, el discurso de la calle, los vociferantes de siempre y en fin, quienes pretenden que “todo cambie”, no han sido capaces de plantear soluciones concretas o alternativas valederas para superar el problema. La sensación que se está teniendo, es que no lo han hecho porque en el fondo, no saben que hacer o que quieren, o bien, porque a la luz de los resultados en países con gobiernos populistas como Venezuela, Argentina (que parece estar a punto de cambiar) y de Brasil, saben que después de todo, no es eso lo que los chilenos quieren.

Así, las élites gobernantes, políticas y empresariales, se inquietan ante una perspectiva de transparentar sus sistemas de funcionamiento, para reflejar mayor transparencia y democratización de sus estructuras.

La clase política nos muestra una alarmante inoperancia. Mientras la oposición se muestra incapaz para presentar una alternativa de futuro, nuestra Presidenta se dedica a “salvar los muebles” en el día a día, tratando de pasar su jornada sufriendo el menor daño posible.

Así lo único que Chile espera hoy, es que las instituciones funcionen y que los políticos implicados en escándalos y escandalillos se vayan a su casa o a donde sea, que la Justicia sea justa, que el Parlamento haga su pega y tramite los proyectos pendientes, y que surjan liderazgos capaces de sacarnos del marasmo.

Existe la sensación que Chile se está farreando la oportunidad de alcanzar el desarrollo, sin tampoco llegar a ser ese país “más igualitario”, que prometió este gobierno.

Parece el momento apropiado para que muchos dirigentes se vayan a sus cuarteles de invierno, se reciclen… y que por supuesto los ciudadanos vayan a votar cuando corresponda.

Más Artículos

Artículos de Opinión

Comentario de  Patricio Quilhot,  13.Agosto. 202...

Escuche los siempre interesantes comentarios políticos de la realidad nacional de Dn. Patricio Quilhot; ¡𝑰𝑴𝑷𝑬𝑹𝑫𝑰𝑩𝑳𝑬! :

Leer más

Artículos de Opinión

Nueva constitución

Vea lo que opina un político de izquierda:   Y lo que opinan los pueblos originarios: https://fb.watch/eTTl8p1vWo/?fs=e&s=cl https://fb.watch/eU3Owur6r5/?fs=e&s=cl  

Leer más

DD. HH.

La verdad al final sale, ahora es el tiempo de la ...

Un maquiavélico «Pacto de Silencio» de quienes se coludieron para inculpar al Coronel Julio Castañer y destruir su vida personal y familiar. Un falso testimonio, comprado por un periodista avalado...

Leer más