Pierda usted el miedo a que le llamen facho

Por Roberto Hernández Maturana

Confieso que la idea del titulo de este artículo, así como gran parte del texto del mismo no son originales… están extraidos de un articulo del periodista español Alex Navajas publicado el 15 de Octubre de 2018 en el diario digital Actuall.com editado en ese país, titulado «Pierda usted el miedo a que le llamen facha» (en España cuando la izquierda quiere descalificar a quienes no están de acuerdo con sus ideas lo motejan de «fascista»… igual que acá, allá con el disminutivo de «facha», acá como «facho».

Al leerlo, impresiona constatar como la izquierda tiene un discurso repetitivo y aprendido como mantra, que utiliza en todas partes del mundo y sólo basta cambiar algunos nombres y personajes para evidenciar que en cualquier lugar es lo mismo, y en todas partes la derecha se muestra cobarde en la defensa de sus postulados y prefiere alcanzar el poder en cada país, haciéndole el juego a sus adversarios políticos, en ocasiones coquetear con ellos, y llegar al gobierno casi mediante el engaño a sus rivales y lo que es peor, a sus propios electores.

Impresiona también por otra parte, la ignorancia de la mayoría de los seguidores de la izquierda cuando motejan de «fascista», a cualquier ciudadano partidario de la democracia y la libertad… porque , brevemente ¿que es el fascismo?…, basta ver una fuente tan popular como wikipedia para encontrarnos con que «El fascismo se presenta (originalmente en Italia) como una «tercera vía» o «tercera posición» que se opone radicalmente tanto a la democracia liberal como a las ideologías del movimiento obrero tradicional (anarquismo o marxismo). Sin embargo, algunos autores sostienen que el fascismo deriva en mayor medida de la matriz socialista clásica»
Podemos agregar a lo anterior que el fascismo considera obsoleta a la democracia liberal y aboga por la movilización completa de la sociedad en un Estado de partido único totalitario que aboga por una economía mixta, con el objetivo principal de lograr la autarquía mediante políticas económicas proteccionistas e intervencionistas.
Toda esta lata explicación amable lector es para dejar en evidencia como se manosean los términos y conceptos, para que a través de una constante repetición, se genere un cambio cultural. Lejos entonces la intención del artículo de hacer un panegírico de «lo facho», sino que dejar en evidencia la ignorancia de muchos, que de izquierda a derecha, usan el término «facho» para autocalificarse o descalificarse, cuando en realidad, lo que se quiere normalmente por la gente de izquierda, es calificar así a un otro que sostiene ideas relacionadas con la libertad en todo sentido, especialmente en lo económico y social, y con valores mas conservadores en lo moral.

Así Alex Navajas le dice a sus lectores «Si estuvo usted en Vistalegre hace unos días, es facha. Si decide visitar el Valle de los Caídos, aunque sea por mero interés turístico, es facha. Si va usted a misa o lleva a sus hijos a un colegio concertado, es facha.No se le ocurra cuestionar el aborto, el matrimonio homosexual o la dictadura de género, porque se convertirá inmediatamente en facha.

Y agrega mas adelante «Si le gusta la bandera de España o el himno nacional, no cabe duda: es usted un facha. Hay que reconocer que el método les ha funcionado. Durante décadas, la derecha ha huido como de la peste de que la identificasen con el franquismo. Y ha hecho lo que fuera necesario con tal de hacerse perdonar por la izquierda, que parecía que era la que acaparaba toda superioridad moral.»

Pero lo que Navajas añade mas adelante sorprende al constatar la vocación de suicida político que tiene la derecha en todas partes al escribir «La derecha acomplejada de este país se ha ido disolviendo como un azucarillo en agua caliente hasta aceptar prácticamente sin ambages todos los postulados progresistas. Dieron así la espalda a muchos de sus electores, que quedaban huérfanos de referentes de los ideales y principios que trataban de mantener y de transmitir a sus hijos. Los medios de comunicación, además, laminaban cualquier conato de proponer unos valores tradicionales y sólidos.»

¿Le parece conocido este discurso querido lector?…, ¡pero si basta cambiar un par de nombres, lugares y circunstancias y podríamos esta seguros de que Navajas está hablando de nuestro querido Chile… pero se está refiriendo a la «madre patria»!

Y sobre la izquierda y el mal llamado «mundo progresista», o «progre» como se auto califican por acá, Navajas nos dice: “Son maestros de la confusión, profetas del pensamiento único, odiadores de aquellos que osan salirse del discurso oficial, ridiculizadores del disidente”

Sin embargo, en España, como también en Chile y en otras partes del mundo, las cosas comienzan a cambiar, y por ello el periodista español plantea que «cada vez son más los españoles que muestran su orgullo de pertenecer a esta gran nación, de mostrar públicamente sus símbolos y de identificarse con su historia, sus héroes, su cultura y sus tradiciones. En definitiva, algo absolutamente normal que ocurre en cualquier país del mundo.»
En esto hay que reconocer que en nuestro país estamos bastante más atrás; aún existe el miedo en muchos de los chilenos de manifestarse públicamente, ante el matonaje y la violencia verbal y en no pocas veces física, usual entre los izquierdistas mas violentos y recalcitrantes . Pero ello también lenta pero constantemente va cambiando, y poco a poco muchos chilenos amantes de la libertad comienzan a levantar la voz, y ante ello, Navjas nos advierte «Los otros seguirán graznando, escupiendo continuamente a diestro y siniestro el “facha” como una especie de mejunje paralizante que neutralice a sus oponentes. Pero es que son enemigos de la libertad, del pensamiento libre, de la diversidad de opiniones, del cuestionarse los dogmas que tratan de imponer. Son maestros de la confusión, profetas del pensamiento único, odiadores de aquellos que osan salirse del discurso oficial, ridiculizadores del disidente.»

Pero finalmente el periodista hispano en su artículo destaca que en España «ya muchos han superado el miedo a que les tilden de fascistas. Muchos, muchísimos; cada vez más. Les importa un comino el qué dirán, las etiquetas que les cuelguen y el rechazo que experimenten. Son fieles a sus principios, los defienden y los proponen, y no caen en la provocación de devolver el insulto con el que les agasajan.»

Navajas finaliza su interesante artículo con una conclusión y una pregunta:

La Conclusión: «Y ése es el camino. En ocasiones se vuelve difícil y tortuoso, pero hay que seguir por él sin dejarse amedrentar por matones y mamporreros.»

La pregunta:» Usted, ¿ya ha perdido el miedo a que le llamen facha»

Cabe ahora preguntarse estimado lector chileno: ¿Usted ya ha perdido el miedo a que le llamen facho?

Más Artículos

Artículos de Opinión

Gabinete de Locuras y Peligros

A la mayor parte de los futuros ministros no los conozco ni sé nada de ellos, pero saltan a la vista algunas irracionalidades evidentes de la nómina: ¿qué tienen que hacer un periodista en Agricul...

Leer más

Artículos de Opinión

“Durante más de dos años ha habido una especie...

Por Sergio Muñoz Riveros: Una reunión virtual en que los “primera línea” de Chile y Colombia compartieron tácticas, confirma la tesis que el analista Sergio Muñoz Riveros ha venido repitiendo...

Leer más

Artículos de Opinión

LA ARAUCANÍA ¿CAMINO SIN RETORNO?

La imagen del General Luis Cuellar desafiando a los terroristas de la Araucanía a que se enfrenten con el Ejército en vez de andar matando a gente inocente, nos ha remecido. Pero, la pregunta salta ...

Leer más