Percepción del perdón y justicia igualitaria en Chile

Por Roberto Hernández Maturana

El  lamentable suicidio del oficial en retiro de la FACh, Dn Carlos Rey Cortés (QEPD), luego de ser notificado de una detención dictada en un proceso, donde sabía que no se respetarían sus derechos fundamentales, así como las normas de un debido proceso, en un procedimiento secreto, en que se le prohibiría a su abogado defensor participar en sus declaraciones, y que no tendría derecho a guardar silencio, en que el mismo juez que investiga su causa le acusaría y sentenciaría. En fin, en que se sentiría discriminado al igual que muchos de sus camaradas,  arrastrados a un tribunal por acusaciones febles, que no habrían sido suficientes para una acusación en ningún tribunal del sistema procesal chileno vigente desde el año 2005 en Chile, y que se aplica a todos los chilenos, excepto a los ex militares juzgados bajo el antiguo sistema procesal penal ya derogado, pero mantenido artificiosamente para perseguir a los ex uniformados, contrastado con lo que que los chilenos creen respecto del perdón según la  «Encuesta Nacional Bicentenario 2016  Universidad Católica – GfK Adimark», dada a conocer recientemente, nos lleva a sacar las siguientes conclusiones:

  • El 80% de los chilenos cree que en el país se necesita más perdón, lo cual es similar en todas las categorías socio demográficas. Con respecto al perdón en la familia, una proporción importante (52%) cree que su familia necesita perdón.
  • Desde el punto de vista del nivel socio económico, el 81%  del sector alto cree que Chile necesita mas perdón, el 80% del sector medio, y el 81% del sector socio económico bajo.
  • Según la edad, el mayor porcentaje de quienes estiman que en el país se necesita más perdón, se encuentra en un 84% de los chilenos entre 35 a 44 años, y el menor rango entre los jóvenes entre 15 a 24 años, igual con un alto porcentaje  de 75% a favor de perdonar.
  • El perdón divino es ampliamente aceptado; el 80% cree que Dios perdona todos los pecados. Los evangélicos, el nivel socio económico bajo, los adultos mayores y las mujeres declaran mayoritariamente esta afirmación.

Cabe preguntarse entonces ¿porque aún se mantiene una odiosa persecución por mas de 28 años por hechos acaecidos hace  mas de 40, en que la mayor parte de quienes gobernaban el país han fallecido y quienes eran subalternos, muchos hoy ancianos son llevados a tribunales con acusaciones débiles y sin sustento, y  que mediante «ficciones jurídicas»  y «convicciones» del juez son sentenciados a penas de cárcel?

La mejor explicación la encontramos en un verdadero lavado cerebral practicado a los chilenos en forma persistente, en que se ha difundido una versión unilateral de la historia, sin causalidad ni temporalidad,

Un sentimiento de venganza  de parte de la izquierda chilena, interesada en ocultar a las nuevas generaciones su responsabilidad en el caos en que se encontraba Chile en 1973.

Los incentivos económicos que con justicia o no, lleva a agrupaciones de DD.HH, a mantener una permanente demanda  al Estado, al punto de que se habla de un verdadero negocio respecto a este tema.

Lo anterior se ve reafirmado en la encuesta en que  los jóvenes entre 15 a 24 años se ven como menos propensos a perdonar. Ellos son más permeables a aceptar las historias de mundos utópicos y realidades manipuladas , y a aceptar la historia que les cuentan, sin hacer un mayor análisis, aún cuando el alto  porcentaje  de 75% que sí está por el perdón, revela que la mayoría de los jóvenes también quieren mirar hacia el futuro.

Llama la atención que un 22% de los chilenos mayores de 55 años no esté por el perdón, revelando que un porcentaje significativo no quiera cerrar las heridas del pasado, no obstante que esa cifra está lejos del  78% que si desea el perdón entre los chilenos.

Sin embargo, el que el 84% de los chilenos entre 35 a 44 años,el rango etario de mayor productividad y con la madurez suficiente para aquilatar los hechos, mirando hacia el pasado pero pensando en el futuro, sea partidario del perdón, revela que esa generación comprende que es cada vez más necesario comenzar a cerrar las heridas si queremos una sociedad sana.

Pero, más allá de que los viejos militares condenados o procesados busquen ser perdonados, lo que buscan es simplemente… justicia; la misma justicia que se da a todos los chilenos, pero que hoy se les niega discriminándolos, al procesarlos mediante un sistema inquisitivo penal ya derogado en Chile, por considerársele  corroído por prácticas incompatibles con un Estado moderno y democrático de derecho,  el cual presentaba como característica principal  el que los procedimientos eran escritos, con secreto en la etapa de sumario y mediados a través de actuarios y en el  que un Juez del Crimen que, con ayuda de las Policías y Gendarmería y con muy pocos recursos, tenía la obligación de investigar, acusar y fallar las causas, en  procedimientos carentes de inmediación, engorrosos, lentos y carente de garantias.

La justicia «justa», nos permite mirar hacia el futuro sin rencor, y con la moral de una nación que honra sus leyes sin excepciones aplicando justicia, no venganza.

Más Artículos

Artículos de Opinión

¿DONDE ESTÁN LOS LOBOS?

Se acabaron las elecciones y todos los parlamentarios han vuelto a sus rediles a disfrutar de este raro verano. Se acabaron los lobos matones y feroces de puntos de prensa, los de las redes sociales, ...

Leer más

Noticias

¡Una clara advertencia!

https://mobile.twitter.com/lehuedejuan/status/1483961808440348673 Centro de Generales de Ejército @cengecentro El Centro de Generales de Ejército, respalda la honesta y militar declaración del Gene...

Leer más

DD. HH.

La narcoguerrilla en el Sur en su apogeo. Y????

Segunda muerte del día por hechos de violencia en Macrozona Sur: agricultor recibió seis disparos Víctor Rivera y Carlos Zamorano Joel Ovalle fue emboscado en un camino que une Alboyanco con Coll...

Leer más